Lüshun, la antigua Port Arthur, lección histórica sobre el colonialismo en China - Blog - Anlari Blog

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Lüshun, la antigua Port Arthur, lección histórica sobre el colonialismo en China

Publicado por ÁNGEL LÁZARO en VIAJES · 10/1/2016 09:52:00


El estratégico puerto de Lüshunkou, en la península de Liaoning (China), conocido también en el pasado reciente como Port Arthur, ejemplifica e ilustra como ninguno la convulsa historia de China en el periodo de sumisión colonialista de finales del siglo XIX y principios del siglo XX.

La preciosa bahía, rodeada de colinas verdes, con su elegante estación de tren, sus mansiones señoriales de arquitectura neoclásica zarista y sus memoriales bélicos apenas evoca con su sosiego la violencia de los conflictos armados y la ocupación extranjera de la que fue víctima hace cien años. La antigua ciudad colonial ejerce hoy como libro ilustrado de historia, aderezado con la inevitable propagada local, pero con excelentes y seductoras vistas, en un ambiente singular algo atípico en el mapa de las estandarizadas, hipermodernas y bulliciosas ciudades chinas, como la cercana Dalian, de la que forma parte.


Fotografías históricas de Lüshun, finales del siglo XIX y principios del siglo XX, tomadas del libro ilustrado "Ri E Zhan Zheng" ("La guerra ruso japonesa") y de la exposición permanente del Museo de Dalian.

Lüshun es una excelente excursión de uno o dos días desde la cercana Dalian (a la que pertenece administrativamente) para amantes de la historia moderna y sus rastros, de los paseos y los parques y las bonitas vistas, aunque las comunicaciones no son óptimas, a pesar de los escasos 35 kilómetros que separan ambos núcleos urbanos. El metro en construcción aún no llega, no hay trenes, a pesar de que la vieja estación sigue activamente conectada con otros núcleos, y los autobuses tardan casi 2 horas desde el centro de Dalian, contando los inevitables atascos "made in China".

Sin embargo, la visita recompensa, sobre todo si uno viene previamente informado sobre el significado histórico y geopolítico del lugar (algo que, propaganda al margen, puede hacer en el excelente Museo de Dalian). La ensenada y el puerto protegen la entrada de la bahía de Bohai desde el Mar de China hacia el puerto de Tianjin, clave en la economía y el comercio de China, ahora y entonces (1895-1945), cuando rusos y japoneses rivalizaron por ocuparla.


Noticia de la prensa norteamericana sobre la masacre japonesa de civiles chinos en Port Arthur en 1895, tras la guerra chino-japonesa de 1894-1895, que acabó con una severa derrota naval de la Armada "Qing", imágenes tomadas del libro ilustrado "Ri E Zhan Zheng" ("La guerra ruso japonesa") y de la exposición permanente del Museo de Dalian.

La rada fue escenario de la derrota del ejército y la reciente pero insuficientemente modernizada armada imperial Qing en la guerra chino japonesa (1894-1895), tras la cual el Ejercito Imperial Japonés cometió contra la población civil la masacre de Lüshun (enero de 1895), de la que fueron víctimas centenares sino miles de personas, de acuerdo con las informaciones publicadas por periodistas norteamericanos independientes. Esta masacre fue el preludio de otras posteriores, y de los crímenes de guerra y contra la humanidad que cometería el Ejército Imperial Japonés en China entre 1931 y 1945.

Sin embargo, fueron los rusos los primeros en ocuparla (1895-1905) y de urbanizarla siguiendo cañones arquitectónicos occidentales, con toques rusos (legado que, en buena parte, permanece hoy), tras forzar un tratado con la decadente corte "Qing". Al igual que Ha'erbin y Dalian, Lüshun formaba parte de la estrategia rusa de obtener una salida marítima en Oriente para su imperio asiático, que no se congelara en invierno, como Vladivostok.


Fotografías y reliquias históricas (uniformes, equipo militar y armamento) pertenecientes a la guerra ruso-japonesa de 1905, tomadas del libro ilustrado "Ri E Zhan Zheng" ("La guerra ruso japonesa") y de la exposición permanente del Museo de Dalian.

Mientras Francia, Gran Bretaña y Alemania se repartían el comercio en las concesiones del centro y el sur de China, Japón ambicionaba el control del norte para satisfacer su expansionismo colonial. El inevitable conflicto con Rusia culminó en la guerra ruso-japonesa (1905), que finalizó con la victoria de Japón en las decisivas batallas de Tsushima (naval) y Port Arthur-Lüshun (terrestre)

Esta victoria, la primera de un ejército asiático sobre uno europeo desde los inicios del colonialismo, fue además el principio del final para la obsoleta y despótica monarquía zarista rusa, y el anuncio del inminente militarismo japonés, que llevaría a la 2ª guerra mundial en el Extremo Oriente.


Viejas trincheras, material militar, vistas, monumentos y fotografías históricas de la colina 203, donde tuvo lugar la batalla más importante y sangrienta de la guerra ruso japonesa de 1905, hoy una de las atracciones turísticas de Lüshun. Septiembre 2015.

Las fortificadas y desertizadas colinas de Lüshun, entonces Port Arthur, hoy sosegado y arbolado refugio de pájaros silvestres, fueron escenario de una de las batallas más largas y terribles de la historia moderna de Asia. La dureza del combate, junto con la inevitable épica con la que se aderezan sus violentos episódicos, dejaron una profunda huella en la historia de Rusia y China, razón por la cual el lugar es hoy destino de visitantes de ambos países.

En particular, la llamada "colina 203", donde la batalla alcanzó dimensiones épicas, es hoy una de las atracciones turísticas de China donde se concentran más visiones paradójicas de su pasado reciente. Simultáneamente, el lugar denuncia el colonialismo ruso y japonés sobre suelo chino y celebra la épica de los soldados de ambos ejércitos. Sin embargo, también puede encontrarse un monumento de amistad chino-japonesa muy cerca de donde se celebran pacíficos concursos anuales de observación de pájaros silvestres, entre jardines de paseo y espacios infantiles, rodeados de frondosos bosques que en nada recuerdan el paisaje casi lunar de la batalla que puede observarse en las fotografías históricas.


Accesos y decoración diversa en el parque histórico y educativo de la colina 203, en Lüshun, septiembre 2015.

En la cumbre de la colina, además de las excelentes vistas de la bahía y sus alrededores, el visitante puede descubrir los restos de las antiguas trincheras rusas y las antiguas plataformas de observación y artillería, "decoradas" por el característico cañón "Howitzer" de fabricación alemana, que fue emblema del Ejército Imperial Japonés en sus inicios.

Al lado de un "fálico" monumento conmemorativo en forma de proyectil, construido por los japoneses para conmemorar su victoria (y que los chinos conservan como símbolo del opresivo colonialismo japonés), una pequeña y solitaria tienda de alimentos y "souvenirs", atendida por dos simpáticas mujeres, donde pude obtener (regateando duro) un libro de fotografías históricas, ofrece un saludable contraste costumbrista,


Fotografías de la colina de Baiyushan, el puerto de Lüshun y el monumento conmemorativo construido por los japoneses en 1909, para celebrar su victoria sobre los rusos en 1905, y que aún se conserva, septiembre 2015. Las fotografías históricas, tomadas del libro ilustrado "Ri E Zhan Zheng" ("La guerra ruso japonesa") y de la exposición permanente del Museo de Dalian, muestran un momento de la construcción del muní entro y una vista de Port Arthur

Baiyushan y la elegancia
de las viejas mansiones coloniales

La visita a la colina 203 puede ser principio o final de cualquier recorrido turístico por Lüshun, que puede empezar perfectamente en otro parque-colina de significado histórico, Baiyu, justo encima de los restos de la ciudad antigua, y no muy lejos de la principal estación de autobuses. Las excelentes vistas de la bahía, el puerto y la base naval y las colinas circundantes enmarcan otra interesante colección de reliquias históricas, que empieza por el enorme y curioso faro conmemorativo que la corona, construido por los japoneses con trabajadores forzados chinos para celebrar su victoria sobre los rusos en 1905.

Para compensar, el escenario incluye un museo militar donde se celebra el heroísmo del Ejercito Popular de Liberación, en el previsible tono propagandístico que es fácil esquivar consultando otras fuentes históricas. El museo incluye una gran variedad de armamento militar de los años 50 y 60, desde ametralladoras, torpedos, cañones y tanques hasta una patrullera y un caza.

Imágenes del museo militar de la colina de Baiyushan, Lüshun, septiembre 2015

El día de mi visita, un viernes, me encontré con una gran cantidad de grupos escolares chinos de primaria y secundaria (indicativo del uso preferente del lugar), además de veteranos de guerra que ejercen como guías, grupos de turistas rusos y algún japonés (discretamente) suelto.

Tras bajar la colina, el visitante puede encontrar el histórico edificio de la estación de ferrocarril, excelentemente restaurado y todavía en uso, construido el año 1900 en un estilo arquitectónico inconfundiblemente ruso, como indican las torres cubiertas en forma de bulbo. La estación, uno de los emblemas de la ciudad, es el prolegómeno adecuado para un recorrido nostálgico y evocador, pero menos cargado ideológicamente y militarmente, por las antiguas, mansiones, residencias, palacios y edificios oficiales del centro histórico.


Fotografías de la vieja estación de ferrocarril de Lüshun, construida por los rusos en 1900 y aún en activo, septiembre 2015, junto con una fotografía histórica de 1905, ya bajo ocupación japonesa, tomadas del libro ilustrado "Ri E Zhan Zheng" ("La guerra ruso japomesa").

La mayor parte de estos edificios son de estilo occidental, con toques renacentistas o neoclásicos, pero también racionalistas o populares, según la época y el gusto del constructor (o restaurador), que en el pasado fueron sedes de unidades militares, organismos oficiales, escuelas, bancos y hoteles, primero rusos y después japoneses, igual que en otras concesiones occidentales

El núcleo principal de edificios, muy cerca de la ensenada, está rodeado de jardines y en la actualidad se usa como museo o sede de organismos oficiales, por lo que la mayor parte de ellos han sido bellamente restaurados.


Mansiones, palacios y cuarteles construidos durante la ocupación rusa y japonesa, hoy sedes de museos e instituciones oficiales, Lüshun, septiembre 2015

Casas y otros edificios abandonados del periodo colonial, Lüshun, septiembre 2015

No obstante, el visitante curioso puede encontrar en los alrededores magnificas residencias, almacenes y otros edificios oficiales en un seductor (por evocador) estado de semiabandono, como un antiguo teatro y un enorme palacio que tuve la oportunidad de entrever rodeadas de un gran jardín desde sus enormes verjas de acceso.

Este núcleo central puede recorrerse a pie, pero hay otros edificios interesantes en las afueras, como la antigua prisión ruso-japonesa, con la inevitablemente macabra colección de instrumentos de tortura y la necesaria explicación sobre sus usos represivos, y otras antiguas sedes de escuelas, cuarteles y organismos oficiales.

El acceso hasta estos edificios (o hasta el parque de la colina 203, comentado en el inicio de este artículo) puede hacerse en autobús urbano (lo que requiere estudiar sus cambiantes e irregulares horarios), o, aún mejor, en taxi, ya que, como muy bien saben los visitantes y residentes, las tarifas son (todavía) relativamente baratas en China (entre 20 y 30 yuan por un recorrido de 6-7 kilómetros).





Regreso al contenido | Regreso al menu principal